EXPANDE TU PODER INTERNO

¿Alguna vez te sentiste impotente ante una situación, tendiendo pensamientos de que hagas lo que hagas no hay nada que puedas hacer para cambiarla?
¿Alguna vez pensaste que si otra persona cambiara tu vida sería mejor? Muchas personas suelen pensar que si su jefe, su pareja, alguien de su familia, o si el gobierno cambiaran, se sentirían más felices.

Todos estos pensamientos nos conducen a un lugar en el cual carecemos de todo poder para hacer algo al respecto. ¿Por qué? Porque en todos estos casos el resultado no depende de nosotros, sino de algo externo a nosotros.

¿Cómo recuperar entonces tu poder interno?

En primer lugar lo que me surge decirte es que toda situación puede verse desde distintas perspectivas, y según cómo la mires podrás aumentar o disminuir tu sensación de poder interno.
Estos son algunos aprendizajes que hice a lo largo de mi vida y quiero compartirlos contigo:

-OCUPATE DE TUS PROPIOS ASUNTOS: tu poder disminuye cuando te enfocas en lo que crees que los demás deberían o no deberían hacer. Lo que cada uno hace o deja de hacer es asunto de cada uno. Tu único asunto es ¿Qué elijo hacer yo ante esta situación?

-ASUME RESPONSABILIDAD: muchas veces es más cómodo quedarse en una posición de víctima de las circunstancias que asumir la responsabilidad por nuestros resultados. Pero el precio que pagamos por ponernos en el rol de víctima es la pérdida de poder personal. Si te hicieras 100% responsable por lo que estás generando en tu vida…¿qué cambiarías?

-DEJA DE BUSCAR LA APROBACIÓN EXTERNA: una de las cosas que más nos quitan poder es actuar buscando la aprobación externa en lugar de hacer lo que sentimos en lo más profundo. Una vez que soltamos la necesidad de que los demás nos aprueben empezamos a ser más auténticos y coherentes con nosotros mismos y nuestro poder personal aumenta. Y paradójicamente, es allí cuando generalmente recibimos más aprobación, porque nos estamos aprobando a nosotros mismos.

-ACEPTA LO QUE ES: luchar contra lo que es te quita poder y energía. Lo que es es, y no hay nada que tú puedas hacer para cambiarlo. Eso no quiere decir que la situación no pueda ser diferente o cambiar en el futuro. Significa que en este momento eso es lo que es. “Acepta primero, luego actúa si es necesario” sería un buen lema a aplicar en estos casos. Aceptar no es resignarse, es estar en paz con la situación como es en este momento, aunque no acordemos o nos gustaría que fuera diferente. Luchar contra lo que es muchas veces produce el efecto contrario al buscado. Como dice una conocida frase: “lo que resistes, persiste”. La aceptación generalmente nos da más claridad para actuar y tomar decisiones ante cada situación.

¿Qué otras cosas harías tú para expandir tu poder interno?

Te deseo mucha luz y bendiciones para tu vida.

Pía Andújar
Master Coach Profesional
Directora de Coaching para la Conciencia

Comentarios

comentarios