KINTSUGI

Hace poco leí un artículo que hablaba sobre Kintsugi y me encantó su filosofía. Es el arte japonés de arreglar fracturas de la cerámica con barniz de resina espolvoreado o mezclado con polvo de oro, plata o platino. Forma parte de una filosofía que plantea que las roturas y reparaciones son parte de la historia de un objeto y deben mostrarse en lugar de ocultarse, incorporarse y además hacerlo para embellecer el objeto, poniendo de manifiesto su transformación e historia.

Cuando supe acerca de esta técnica no pude dejar de preguntarme:

¿Qué pasaría si lleváramos esa filosofía a nuestras vidas?

¿Cómo cambiaría nuestra vida si lleváramos nuestras heridas y cicatrices con orgullo ya que son parte de nuestra historia y seguramente nos dejaron experiencias y aprendizajes?

¿Podemos incluso darnos cuenta de que esas heridas nos hacen únicos, y que pueden embellecernos interiormente si las aceptamos y transformamos?

En los procesos de coaching que desarrollo muchas veces he sido testigo de la transformación de mis coachees (clientes). A través de la aceptación y el aprendizaje logran capitalizar lo sucedido y convertirlo en el combustible para crear lo que quieren para sus vidas. Estas personas son resilientes. Resiliencia es la capacidad que tiene una persona para sobreponerse a períodos de dolor emocional y situaciones adversas e incluso resultar fortalecido por éstos.

Y tú, ¿cuántas heridas tienes todavía sin cerrar? ¿Estarías dispuesto a iniciar ese proceso de aceptarlas y transformarlas en oro para que puedan brillar dentro de ti? ¿Qué necesitas para hacerlo?

Te mando un gran abrazo y me despido hasta la próxima.

Lic. Pía Andújar
Master Coach Profesional
Directora de Coaching para la Conciencia

Comentarios

comentarios