BENEFICIOS DEL COACHING EN LAS ORGANIZACIONES

El comienzo del siglo XXI ha supuesto un cambio de paradigma en la gestión de las organizaciones empresariales. El coaching es una herramienta fundamental para el desarrollo de este nuevo paradigma. Propone una metodología orientada a trabajar con individuos para obtener resultados en sus vidas o en sus organizaciones que no pudieron conseguir por sí mismos y están comprometidos a lograr.

Esta disciplina se basa en el vínculo basado en la confianza, compromiso y responsabilidad entre dos partes: el coach y el coachee (cliente), en la que ambos operan, esencial pero no excluyentemente, con herramientas conversacionales, es decir, basadas en el diálogo. La finalidad de esta relación es el crecimiento del coachee en un área previamente consensuada, donde el coach funciona como “socio facilitador” del aprendizaje. La intervención del coach puede darse a nivel individual o grupal.

Uno de los beneficios del coaching es potenciar el rendimiento en momentos clave de una organización, por ejemplo en situaciones de cambio corporativo. También facilita la comprensión y aceptación del cambio, y habilita espacios de aprendizaje que permiten reducir el costo emocional que genera un momento de inestabilidad, ampliando así las posibilidades de acción efectiva.

La intervención de un coach profesional, en grupos de trabajo o en trabajo personal sobre los directivos, está transformándose rápidamente en una ventaja competitiva de la organización.

¿Qué aporta el Coaching a la organización?

La capacidad reflexiva y las competencias relacionales y de comunicación son características claves a desarrollar en la empresa actual, y en este contexto el Coaching hace su aporte permitiendo a las organizaciones actuales contar con profesionales comprometidos con la misión y el objetivo de las mismas; capaces de pensar por sí mismos y con autonomía suficiente para tomar decisiones y dar respuesta a las necesidades de cada momento, con un estilo de liderazgo basado en las personas, sus relaciones, motivaciones, inquietudes y necesidades.

El coach trabaja para que su coachee (cliente) disponga de otros puntos de vista sobre una determinada problemática y descubra aquellas creencias y valores que puedan estar limitando su desempeño, impidiendo el logro de sus objetivos y dificultando su desarrollo.

Por último, el coach impulsa a su coachee a actuar. A partir de la intervención del coach, el coachee puede tener una nueva mirada de la situación, permitiéndole realizar acciones que antes no estaban disponibles para él. Al realizar nuevas acciones puede lograr resultados diferentes, pudiendo con ello aportar mayor valor añadido a la empresa y a su propio desarrollo personal.

Beneficios del Coaching en la organización:

• Facilita que las personas se adapten a los cambios de manera eficiente y eficaz.
• Moviliza los valores centrales y los compromisos del ser humano.
• Estimula a las personas hacia la producción de resultados sin precedentes.
• Renueva las relaciones y hace eficaz la comunicación en los sistemas humanos.
• Predispone a las personas para la colaboración, el trabajo en equipo y la creación de consenso.
• Desarrolla la potencialidad de las personas, permitiéndoles alcanzar objetivos que de otra manera son considerados inalcanzables.
• Permite a la gente encontrar sentido y valor en su función, y trabajar motivada y con responsabilidad.
• Contribuye a clarificar los objetivos de la organización y planificar estratégicamente las metas.

Una cultura de Coaching fomenta el crecimiento personal, al tiempo que incrementa la productividad y la satisfacción de los clientes. Dicha cultura valora la profesionalidad y aprecia las contribuciones únicas del individuo independientemente de la tarea que desempeñe.

Comentarios

comentarios